INICIO        QUIENES SOMOS        EQUIPO        TRATAMIENTOS        NOTICIAS        TESTIMONIOS         CONTACTO         BLOG

Todo sobre cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio

En la redes podemos encontrar muchos remedios caseros para multitud de problemas de nuestra vida cotidiana. Uno de esos remedios que está teniendo mucha repercusión últimamente en las redes es el uso de bicarbonato sódico como blanqueador dental. En este post desde IMAXDE queremos resolver todas tus dudas sobre la eficacia y la seguridad de utilizar este método.

cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio
cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio 



Ni peligroso ni efectivo

El bicarbonato sódico se  encuentra en las pastas de dientes comerciales como un elemento abrasivo, junto a otros como el carbonato cálcico, el óxido de aluminio, el sílice, o el pirofosfato cálcico. La pregunta crucial es saber cómo de abrasivo es el bicarbonato.

Entre los que lo recomiendan en las redes como blanqueador hay quienes piensan que es demasiado abrasivo y es recomendable mezclarlo. Sin embargo, el índice de abrasividad del bicarbonato es del 7%, un índice bastante bajo si lo comparamos con otros productos de higiene oral que se comercializan.

cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio
cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio

Por lo tanto, cepillarse los dientes con bicarbonato no supone un gran riesgo de abrasividad para el esmalte, al menos como factor aislado, aunque tenemos que tener en cuenta que hay otros factores que influyen en la abrasividad del cepillado, como la técnica, el tiempo, la presión aplicada, etc. Por tanto, su bajo nivel de abrasividad hace que en principio no resulte efectivo ni peligroso.

¿Y si combinamos el bicarbonato con zumo de limón?

Otros de los remedios caseros que circulan por las redes es mezclar el bicarbonato con zumo de limón para el blanqueamiento dental.

El motivo de mezclar estos dos productos es que limón es un alimento considerablemente ácido que debilita el esmalte dental y deja a los dientes desprotegidos frente a cualquier elemento abrasivo, como el bicarbonato, que tras el efecto producido por el limón termina destruyendo las primeras capas de la superficie dental.

Pero incluso en este caso, esta arriesgada receta casera solo sirve para eliminar las tinciones externas del diente, es decir, aquellas manchas provocadas por hábitos como el tabaco o ciertos alimentos (café, té, vinos, frutos rojos, etc.).

No existe ningún elemento abrasivo, incluido el bicarbonato, que pueda alterar el color de, por ejemplo, un diente amarillo por naturaleza o con bandas de diferentes tonos (causadas por ciertos antibióticos durante la niñez). Para este tipo de casos es ineludible un blanqueamiento interno del diente, para lo que se hace indispensable acudir a una clínica dental profesional ya que, si un diente es amarillo, seguirá siéndolo por mucho que lo desgastemos con bicarbonato o dentífrico blanqueante. Además, en aquellos casos en los que las alteraciones de color sean muy manifiestas, ningún tipo de blanqueamiento será efectivo, ni siquiera el profesional, por lo que hay que recurrir a tratamientos más complejos, como las carillas y coronas.

En conclusión, cepillarse los dientes con bicarbonato de sodio ni es nocivo para el esmalte debido a su bajo índice de abrasividad, ni por esta misma razón es tampoco efectivo para el blanqueamiento dental. Si quisiéramos aportar un valor añadido a nuestro cepillado, sería más conveniente utilizar una pasta de dientes con algún principio activo, como el flúor, que fortalece el esmalte; el cloruro de estroncio o nitrato de potasio, que eliminan la sensibilidad; o la clorhexidina, que disminuye la inflamación de las encías, entre otros.

Sarro dental: ¿Qué es y por qué se produce?

El sarro, también llamado cálculo o tártaro dental, es una acumulación de placa bacteriana endurecida que ha llegado a calcificarse sobre las superficies dentarias. El sarro puede generarse sobre los dientes, en el borde de la encía o debajo de esta.

Sarro dental
Sarro dental


La placa bacteriana es una película incolora y pegajosa que se forma y deposita en las superficies de la boca, como los dientes o las encías.

Estos agentes patógenos son los responsables de la caries y de la periodontitis, dos de las afecciones bucodentales más habituales entre la población y que se pueden evitar en muchos casos, si se mantiene una correcta higiene bucodental y si acudimos a revisiones periódicas al dentista.

A parte de estos graves problemas de salud, el sarro al ser fácilmente visible también es bastante antiestético en nuestra sonrisa. Se trata de una placa mineral de color amarillento o amarronado que puede absorber las manchas con cierta facilidad, por lo tanto, cuando consumimos  alimentos colorantes como el vino  o el café pueden empeorar el problema a nivel estético.

Sarro dental: ¿Qué es y por qué se produce?
Sarro dental: ¿Qué es y por qué se produce?



¿Cómo prevenir el sarro?

Como muchos otros problemas buco-dentales, el sarro se previene con una adecuada higiene bucal. Para ello, es importante cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día, utilizar hilo dental y usar enjuagues bucales.

¿Cómo eliminamos el sarro de nuestros dientes?

Para eliminar el sarro en los dientes hay que acudir al dentista para que un profesional compruebe que efectivamente tenemos sarro. Si el sarro está ubicado en el interior de la encía el problema es más grave, ya que se trata de la causa principal para el desarrollo de la periodontitis, que puede llegar a producir la pérdida del diente si no se trata a tiempo.

Cuando el sarro se encuentre de forma supragingival, es decir, en la superficie dental y encima de la encía se puede eliminar mediante un proceso de limpieza dental con ultrasonidos. Este procedimiento se lleva a cabo mediante una serie de vibraciones por ultrasonidos que eliminan con facilidad la placa bacteriana y el sarro supragingival.

En cambio, si el sarro se encuentra a nivel subgingival será necesario que el dentista practique curetajes dentales. Esta técnica de limpieza dental que es mucho más profunda y agresiva efectúa un raspado radicular, con los utensilios específicos para ello, en el interior de las encías. En ocasiones, es necesario llegar a la raíz de las piezas dentarias para eliminar el sarro correctamente y evitar las enfermedades de las encías.

Como siempre recomendamos desde IMAXDE visitar al dentista habitualmente es la forma más segura de garantizar una salud dental adecuada y evitar posibles afecciones serias que requieran un tratamiento más agresivo.

Consecuencias de la menopausia en la salud dental

España se sitúa en la cuarta posición a nivel global en esperanza de vida de las mujeres. Las mujeres viven en España de media 85,7 años, con lo que experimentan las consecuencias de la menopausia alrededor del 40% de su vida.

Esta elevada longevidad conlleva un incremento de la incidencia de las enfermedades asociadas a la menopausia.

Durante la menopausia las mujeres experimentan un cambio hormonal que puede modificar el equilibrio entre la formación de nuevas células óseas y eliminación de las células de hueso viejo que puede tener como consecuencia una pérdida de hueso en todas las partes del cuerpo, incluido el hueso maxilar inferior (mandíbula).



Todos estos inconvenientes bucodentales asociados a la menopausia pueden evitarse si se tiene un especial cuidado con la higiene y con visitas regulares al dentista.

Las consecuencias más frecuentes que tiene la menopausia en la salud bucodental son las siguientes:

Pérdida de hueso y periodontitis: Como hemos dicho, con la menopausia se agravan los problemas de osteoporosis. Muchos estudios han la relacionado la osteoporosis y la enfermedad periodontal.  Por eso, es importante tratar la periodontitis, ya que de no hacerlo puede conllevar la pérdida de piezas dentales.

Síndrome de boca ardiente: Sus síntomas más característicos son un fuerte ardor, sensación de quemazón, escozor, hormigueo o adormecimiento de la lengua principalmente, aunque también puede darse en las encías y los labios.

Xerostomía o boca seca: Con la menopausia, disminuye la actividad de las glándulas salivales y se produce menos saliva. La saliva es esencial para conservar los tejidos húmedos y favorecer la limpieza bucal. La hiposalivación o falta de saliva puede ser un gran inconveniente al ingerir o saborear la comida e incluso al hablar.

Gingivitis descamativa: Se trata de la pérdida o separación de las capas externas de la encía, lo que deja más expuesta la raíz del diente y provoca sensibilidad ante el estímulo de agentes externos, como el frío y el calor. Esta descamación de la encía puede derivar en periodontitis si no se trata a tiempo.

Caries radiculares: Está directamente relacionado con la gingivitis descamativa y la sequedad bucal. Ambas causas favorecen la aparición de caries en los cuellos de los dientes.

Deterioro dental: Con la edad los dientes se van desgastando, apiñando, se oscurecen y pierden brillo.

Desde IMAXDE os dejamos los mejores consejos para prevenir y paliar estos efectos:

Higiene bucal diaria: cepillarse los dientes después de cada comida.

Beber mucha agua.

Utilizar pasta de dientes con un índice de abrasividad bajo y un cepillo de dientes de filamentos suaves y puntas redondeadas para no dañar ni tus encías ni tus dientes.

Incorporar a su dieta alimentos ricos en vitamina A, E y C ya que fortalecerán los huesos, la piel y las mucosas.

Prescindir del tabaco o dejar de fumar si se es fumador: El tabaco es un factor de riesgo para la periodontitis y empeora la sequedad y el ardor bucal.

Y por supuesto como siempre recomendamos desde IMAXDE acudir al dentista un mínimo de dos veces al año.

Cómo curar un flemón dental

El flemón o absceso dental es una acumulación de pus que se origina por una infección bacteriana que se produce junto a un diente o muela. La infección llega a la raíz del diente sin que pueda encontrar salida, lo que provoca la inflamación de esa zona. El pus permanece dentro de la piel causando ésta molesta inflamación.


Cómo curar un flemón dental
Cómo curar un flemón dental


¿Por qué se produce?